Clasificación energética de la vivienda

Desde que en el año 2013 entrará en vigor, la regla que impone a todas las viviendas que se determinan en venta o alquiler la obtención del Certificado de Eficiencia Energética que distinga la calidad del consumo energético en el hogar definido, esta obligación por adquirir la calificación más alta se ha incrementado de forma vertiginosa. Y, en parte, era lo que se quería.

¿Qué es el Certificado de Eficiencia Energética?

El certificado energético es una acreditación oficial elaborada por un especialista apto que contiene información equilibrada sobre las propiedades energéticas de un domicilio.

En este aspecto, la certificación energética, marca energéticamente una vivienda midiendo el consumo anual de energía preciso para complacer la solicitud energética de una casa en circunstancias normales de ocupación y actividad. ( implica la obtención de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración y ventilación).

El Certificado de Eficiencia Energética pone en conciencia a los próximos huéspedes del consumo que generan los abastecimientos de la casa, con tal de que se pueda evaluar ese gasto en el presupuesto total. Así, también ayuda para que los caseros lleven a cabo un sacrificio por reducir el consumo eléctrico sobre todo si la casa es antigua.

¿Cómo se consigue el Certificado de Eficiencia Energética?

Un experto acreditado es el que se responsabiliza de establecer la calificación que retribuye a cada domicilio. Esta persona debe respaldar su capacidad para poder desarrollar esta cualidad a través de un título que confirme sus estudios en ingeniería, arquitectura o técnico especialista en la materia. El propietario de la finca es quien debe ponerse en contacto con alguna empresa que gestione esta clase de evaluaciones y debe pagar las tasas equivalentes. No se recrimina de tal gasto al inquilino de la casa.

El título de Eficiencia Energética tiene una efectividad de 10 años y tanto la renovación como la puesta al día, en el caso de que se compren nuevos electrodomésticos, dependen del dueño de la vivienda.

Certificado de Eficiencia Energética

¿Cómo se califica un hogar y adquiere una etiqueta?

Como bien hemos mencionado antes, un especialista cualificado es el único capaz de proporcionar el grado de eficiencia energética en función a unos criterios implantados por la Ley. En este aspecto, el interesado debe ponerse en contacto con una empresa encargada en dichos documentos.

Una vez se elige la empresa, un experto acude a la vivienda y estudia el estado de la vivienda: si se confiere de un domicilio antiguo, una casa nueva o seminueva; qué clase de abastecimientos eléctricos tiene, la potencia eléctrica contratada, la tarifa de luz y los servicios que tiene contratados, también de la vejez de los electrodomésticos y aparatos electrónicos, como el frigorífico, lavavajillas, horno o microondas..

También explora los exteriores, ya que forman parte de las limitaciones en la variable: si la casa está en medio de la ciudad o más bien se trata de un lugar distante de la metrópolis; si hay parques en la periferia o árboles.

En esencia a estas normas, al cabo de unos días, se publica el documento y se otorga al propietario. Es aquí, en este punto, cuando se puede comenzar el procedimiento de compra-venta con el usuario.

¿Qué ocurre si no dispongo del Certificado de Eficiencia Energética?

En el caso de que un propietario quiera vender o alquilar su casa y no tenga la documentación de Eficiencia Energética en la fase de llevar a cabo la compra-venta, se presenta  una sanción. La cuantía dependerá de cada Comunidad Autónoma, pero suelen rondar alrededor de los 300 y los 6.000 euros, según la gravedad del incumplimiento.Por lo cual, se aconseja no exponerse a no tenerlo.

Compartir