ELEGIR UN CERRAJERO

Todos hemos pasado alguna vez la mala experiencia de haber perdido alguna llave o vernos en la calle por haberse cerrado la puerta de casa de golpe sin nadie dentro. En esta situación no nos queda más remedio que contactar con un cerrajero, pero no vale contactar con el primer cerrajero que veamos. Desgraciadamente, como en todas las profesiones hay profesionales buenos y profesionales malos por lo que debemos andar con mucho tiento a la hora de elegir Cerrajeros en Madrid.

Lo mejor es tener ya preseleccionado el teléfono o la web de un profesional en concreto y utilizarlo si se da la necesidad, para ello podemos basarnos en la recomendación de algún amigo o familiar que haya utilizado sus servicios y haya quedado satisfecho, aunque tampoco tenemos que fiarnos al cien por cien de la opinión de un amigo o familiar, que a el le haya hecho un buen trabajo no significa que te lo vaya a hacer bien a ti.

Las redes sociales son una buena herramienta, ya que puedes acceder a los profesionales que hay en tu zona y ver además los comentarios de los usuarios que recomendarán o no al cerrajero, y te tocará a ti decidir a cual de ellos llamar.

Un Cerrajero profesional tiene que tener una acreditación, un domicilio fiscal y estar registrado como autónomo o empresa. Hay muchas pegatinas por la calle de profesionales de la cerrajería anunciándose pero ello no asegura que cumplan estos requisitos profesionales.

ELEGIR UN CERRAJERO

CERRAJEROS IMPORTANTES DE LA HISTORIA:

Roberto Barron: En 1778 patentó la cerradura de doble vaso, este tipo de cerraduras solo se abren con la llave correcta, lo cual significa una gran mejora en la seguridad.

José Bramah: Patentó la cerradura de seguridad o resorte en el año 1784 convirtiéndola en la cerradura más segura de la época.

Jeremiah Chubb, patento en 1818 su cerradura de detector, era una cerradura basada en 6 palancas por lo que la convertía en bastante segura. Recibió un premio del gobierno por su invento.

James Sargent: En 1857 creó una cerradura de combinación de llave cambiable, se podía cambiar el diseño sin tener que cambiar todo el dispositivo. En 1873  patentó la cerradura del tiempo, una cerradura que daba un tiempo determinado para abrir y luego se volvía a bloquear.

Harry Soreb: En 1924 patentó un candado con una cubierta realizada con acero laminado.

Con esto sabemos un poco más de los cerrajeros de la historia y cómo elegir uno bueno.

Compartir