Los mejores andamios para reformar una fachada

Podemos definir un andamio como una construcción temporal apoyada sobre la fachada de un edificio que nos permite llegar a todas las zonas de la obra de una manera rápida y cómoda.

Antes no había mucho control sobre este tipo de estructuras, pero hoy en día deben pasar serias inspecciones y proyectarse según parámetros establecidos de solidez, estabilidad, y seguridad para los trabajadores. Asimismo deben ser ligeros y fáciles de montar y desmontar, para evitar perder tiempo innecesario en mano de obra.

Las nuevas leyes sobre andamios

El excesivo control que están sufriendo estas estructuras provisionales viene motivado porque es causa frecuente de accidentes laborales. Las roturas que sufren por flexión, o los deslizamientos repentinos que producen sobre el suelo pueden poner en riesgo la vida de los obreros que están realizando tareas de aislar paredes en la rehabilitación de una fachada o eliminando la humedad por capilaridad.

Por eso es necesario arriostrar, en el cerramiento, los puntales que forman el esqueleto del andamio mediante unos elementos llamados cruces de san Andrés. Y de igual manera, es obligatorio evitar el deslizamiento mediante anclajes resistentes de los puntales al suelo, bien mediante cierre de patines, bien mediante placas especiales de basamento.

Una tarea que no se debe en absoluto descuidar es la fijación del andamio a la fachada del edificio. Esto se hace con pequeños taladros en el cerramiento y la introducción de anclajes que aseguren la estructura. No olvidemos que por los andamios se suben cargas pesadas que, como estén en pisos altos, pueden desnivelar toda la estructura auxiliar.

Para reformar los cerramientos de un inmueble podemos utilizar tanto andamios metálicos como de madera, aunque estos últimos ya están cada vez más en desuso.

Los mejores andamios para reformar una fachadaEn los de madera es una norma elemental de precaución eliminar todos los clavos salientes. Las uniones y ligaduras deben realizarse con elementos de unión sólidos, resistentes a la intemperie y a la corrosión.

Los andamios metálicos son los empleados actualmente en todas las obras de construcción. Permiten distintas variedades y disposiciones, sobre superficies inclinadas e irregulares.

Estos andamios metálicos están formados por tubos de acero, pórticos y riostras antivuelco, además ya presentan elementos prefabricados de escaleras, placas de base con puertas, y barandillas para que el obrero trabaje con total seguridad. De igual manera, pueden montarse y desmontarse rápidamente, y reutilizarse todas las veces que se quiera.

Aunque son elementos seguros de utilizar, su empleo requiere formación técnica y experiencia y siempre deben erigirse siguiendo las indicaciones de los planos de montaje. Planos que, con frecuencia, requieren de un proyecto firmado y visado por un arquitecto o ingeniero técnico competente.

Compartir